Dale a Google + para hacerlo mas popular
Búsqueda personalizada

Hongos Setas

Los hongos llamados superiores, es decir, los hongos comunes que todos reconocemos de inmediato cuando presentan el aspecto de una sombrilla, han despertado siempre la curiosidad humana.Sus formas variadas y a veces extravagantes, su policromía, la rapidez de su aparición, su vida tan breve, sus virtudes como condimento en la cocina, sus venenos violentos, y otros caracteres, justifican dicha curiosidad.

Estos vegetales son seres en verdad bien interesantes, que ofrecen múltiples motivos de atracción al observador de la naturaleza.


Uno de los principales, por sus derivaciones prácticas, es el que se refiere a sus propiedades comestibles y venenosas.


Los aficionados locales a comer hongos frescos, cuyo número viene aumentando visiblemente de un tiempo a esta parte,han hecho el aprendizaje necesario, para reconocer las especies de la región, generalmente en forma deficiente, por varias causas.


En efecto, la tradición correspondiente apenas puede existir en un pueblo joven como el nuestro; la experiencia de los pobladores, a menudo reacios a comer hongos, es todavía reciente e imperfecta ; los libros de divulgación escasean aquí tanto que son casi inexistentes. Además, lejos estamos aún de poder organizar,entre nosotros, excursiones micológicas semejantes a las que se realizan durante el otoño y la primavera, bajo la dirección de especialistas, en las grandes capitales europeas.


Para conocer algunos hongos no hace falta ser un especialista. El número de especies aprovechables, en estas regiones, y por ahora, es reducido. Es fácil aprender a reconocerlas, pero es absolutamente necesario saber también distinguirlas de las venenosas.

Estas últimas existen en el Uruguay


Repetimos a este propósito lo que ha sido dicho atinadamente, muchas veces, por otros autores: en el reino de los hongos no es posible hacer buenas colecciones permanentes de museo;
se aprende a conocerlos con buenas planchas, con descripciones correctas... y con mucha experiencia propia.


A continuación, después de enseñar como se examina un hongo, se describe, especie por especie, los hongos de bosques y los de campos y praderas, los comestibles primeramente, los venenosos después.

GENERALIDADES
SOBRE HONGOS SUPERIORES

Son plantas o vegetales rudimentarios.

No TIENEN CLOROFILA , el maravilloso pigmento verde que permite a los verdaderos vegetales descomponer el gas carbónico, del aire o del agua, para retener el carbono y fabricar hidratos de carbono (almidón, etc.).

El carbono es indispensable a todos los seres vivos.

Los hongos (1), por carecer de clorofila, no pueden procurárselo directamente del medio donde viven. Están obligados a consumirlo de substancias fabricadas, sobre todo, por plantas
propiamente dichas en las cuales existe en estado combinado. Dichas substancias son precisamente los hidratos de carbono (combinaciones complejas de carbono, hidrógeno y oxígeno).



Los hongos, por consiguiente, viven NECESARIAMENTE:


a) o bien en asociación con ciertas plantas;

b) o bien a expensas de otros seres vivos (animales o vegetales) ;

c) o bien sobre materias orgánicas, inertes o muertas, en descomposición (humus del
suelo, por ejemplo).

En el primer caso los hongos se llaman SIMBIÓTICOS (de simbiosis, con vida) ;

en el segundo, PARÁSITOS (en griego: al lado, como) ;

en el tercero, SAPROFITOS (palabra griega compuesta de dos que quieren decir: vegetal pútrido) (





Continuara.......



(1)Adoptaremos para designarlos el vocablo hongo (del latín fungus) porque ese es el nombre corrientemente empleado en el Plata. Los españoles dicen setas (a los hongos comestibles preferentemente); los franceses, champignons; los italianos, funghi; los alemanes, pilze; los ingleses, mushrooms; los portugueses, fungos. Hay, además, designaciones genéricas regionales dentro de un mismo país: perrecMcos en las provincias vascongadas; bolets en Cataluña; cogumelos en Galicia y parte de Castilla, etc. Los nombres comunes de las especies, a veces muy numerosos para cada una de ellas, se citan en la descripción particular, más adelante.
(2) Aristóteles tomaba la aparición de hongos en una pila de estiércol como claro ejemplo de "materia viva nacida de materia muerta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Mega

Suscribirse a Mega
Podrá guardar archivos